Un vidente tuerto demanda al Ministerio de Fomento y Obras Públicas

Tras sufrir un aparatoso accidente de automóvil (que por cierto, no puedo preveer), debido al mal estado de la carretera, el vidente madrileño Luis Nadaví sufrió lesiones en un ojo que le causaron en el mismo pérdida de visión total, dejándole únicamente con visión en un solo ojo. A raiz de dicho accidente, el señor Nadaví afirma que ahora sólo acierta la mitad de sus predicciones, por lo que ha interpuesto una demanda por daños y perjuicios ante el Ministerio de Fomento por lucro cesante, o sea, por las cantidades que va a dejar de percibir por su trabajo.

0 comentarios:

Publicar un comentario